Ley de la Segunda Oportunidad

 

Ley de Segunda Oportunidad, requisitos para acogerse a ella



Como hemos comentado anteriormente, la Ley de Segunda Oportunidad tiene en cuenta el historial crediticio del deudor insolvente

No se trata de un instrumento que permita librarse de los pagos, sino de un auxilio a quien ha demostrado ser buen pagador pero atraviesa una situación económica complicada.
Para que una persona física sea considerada un deudor de buena fe, y poder así, acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, ha de cumplir las condiciones que establece la ley de la segunda oportunidad, “Real Decreto Ley 1/2015, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas del orden social”, apoyada en la Ley Concursal.

Según se expresa el artículo 178 bis de la Ley Concursal, para ser un deudor de buena fe los requisitos son:

Mobirise
  • A. El concurso debe haber sido calificado como fortuito.

    El legislador quiere asegurarse de que la situación de insolvencia del deudor es derivada del infortunio, o sea de la mala suerte y, por tanto, no incluir situaciones en las que la deuda sea el resultado de la mala fe. 

  •  B. El deudor no debe haber sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración del concurso.

    Parece razonable considerar que aquellas personas declaradas culpables de delitos derivados de “mala praxis” con la Agencia Tributaria, la Seguridad Social o los propios trabajadores, no han actuado de buena fe, al menos en lo que a la actividad económica se refiere. Si existe proceso penal pendiente, el juez suspenderá su decisión hasta que haya sentencia firme. 
  • C. Un acuerdo extrajudicial o intento es importante para agilizar el dosier. Recordemos que el hecho de celebrar un acuerdo extrajudicial es un punto determinante para poder seguir con el proceso de exoneración de deudas acogiéndose a la ley de segunda oportunidad

    Si se alcanza un acuerdo, se llegaría a una refinanciación de la deuda, tal que permita al deudor llevar una vida en unas condiciones básicas dignas. Lo óptimo es llegar a este acuerdo, sin embargo, no siempre se consigue.  

    En cualquier caso, es evidente que una persona que muestra disposición a la refinanciación de sus deudas está poniendo todo de su parte, para reconducir la situación. 


  •  D. Haber satisfecho en su integridad, los créditos contra la masa (vienen relacionados en el artículo 84 de la Ley Concursal) y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pago previo (no lo recomendamos desde FUTUROSINDEUDAS, al menos, el 25 % del importe de los créditos concursales ordinarios.

    A grandes rasgos, este punto alude a que el deudor ha hecho frente a los costes y gastos derivados de la solicitud del
    concurso de acreedores (entre los que se incluyen los honorarios del mediador y posterior Administrador Concursal) y a los créditos que ostentan garantía. 

¿ No puedes pagar tus deudas ?

Deja que te ayudemos, nosotros te llamamos

  • Exigencias que sustituyen al punto D
  • Si este punto no se cumple, el juez exigirá lo siguiente para considerar la buena fe del deudor:

  • ·
      
    Debe este último aceptar someterse al plan de pagos tras oír a los acreedores, y que este plan de pagos sea aprobado y aceptado por el juez.

     ·  Que el deudor no haya incumplido las obligaciones de colaboración con la administración concursal y el juez.
  •  ·  Que el deudor no se haya acogido al beneficio de la segunda oportunidad, dentro de los 10 últimos años.
  •  ·  Que el deudor no haya rechazado dentro de los 4 años anteriores a la declaración de concurso, una oferta de empleo adecuada a su capacidad.
  •  ·  Que acepte de forma expresa, en la solicitud de exoneración de pasivo insatisfecho, que la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal con posibilidad de acceso público, por un plazo de cinco años.
Mobirise

En el punto anterior, acabamos de enumerar las principales condiciones y requisitos exigidos, que quedan legalmente recogidas en la legislación vigente. Si bien es cierto que la redacción es clara y concisa, en muchas ocasiones, el texto es sujeto a la interpretación del jurista correspondiente, ya que es un listado no exhaustivo.
Por lo tanto, resulta fundamental, no dejar ningún tipo de resquicio a la duda en cuanto a la buena fe del deudor y ello conlleva no saltarse ningún punto de los procedimientos que dicta la ley.
El equipo de abogadas y abogados expertos de FUTURO SIN DEUDAS puede ayudarte a que seas considerado un deudor de buena fe y conseguir así, la condonación de tus deudas.

Recursos

Redes Sociales                    
Chat de contacto                    
Skype para entrevistas a distancia
Afiliados

Enlaces

Otros Servicios
Webs amigas
Banners Landings

Aviso legal
Política de Privacidad
Política de Cookies

 

© Copyright 2020 -  FUTURO SIN DEUDAS